La naranja mecánica

La naranja mecánica

Rescepto indablog

En 1962, acuciado por la necesidad de publicar, el escritor británico Anthony Burgess lanzó al mercado una novela, escrita con ciertas prisas, que se alejaba por completo de todo lo que solía producir. Una distopía de futuro cercano (cuando el futuro cercano no estaba ni mucho menos de moda), que era también una sátira en torno a la violencia, la manipulación política, la psicología conductista y el libre albedrío.

En su momento pasó un poco desapercibida entre los aficionados a la ciencia ficción (unos años más tarde, con J. G. Ballard orientando su carrera en esa misma dirección tras sentar las bases de la New Wave británica, el resultado hubiera sido con toda seguridad distinto). Por suerte (o por desgracia, según el propio autor), el cineasta Stanley Kubrick se fijó en ella para dirigir una muy fidedigna adaptación que se estrenó en 1971, rodeada de alabanzas y una polémica que…

Ver la entrada original 1.182 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s