El factor mineral en vinos. ¿realidad o pura fantasía?

Minerales en el vino

terruño

Uno de los términos más usados en la comunicación de los vinos en los últimos años es “mineralidad”. Concepto algo difícil de explicar desde lo sensorial,  asociado -en general- a caldos que provienen de vides plantadas en zonas muy frías, de gran altitud, muy buena luminosidad, provenientes de suelos que presentan alto porcentaje de Carbonato de Calcio.

Las notas minerales que expresan algunos vinos blancos y tintos, están relacionadas con descriptores bastante conocidos por todos, como sucede siempre, presentes en el ambiente natural con el que interactuamos en forma permanente.

Así, es esperable por ejemplo, que al descorchar una botella de un vino blanco nacido en Gualtallary  o Altamira, le encontremos aromas directos o retrogustos a tiza, cemento, cenizas; mientras que a los tintos grafito, iodo y tierra húmeda; algo similar a lo que ocurre con algunos tintos del Priorat en Catalunya, blancos alsacianos donde aparece el aroma a petróleo asociado…

Ver la entrada original 658 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s